Guía de seguridad sobre el gas H2S: Peligros, datos y consejos

Guía de seguridad sobre el gas H2S: Peligros, datos y consejos

Después del monóxido de carbono, el sulfuro de hidrógeno (H2S) es la causa más común de exposiciones mortales por inhalación de gases en el lugar de trabajo. Debido a sus propiedades, a menudo puede considerarse una amenaza silenciosa en el lugar de trabajo; sin embargo, sus consecuencias pueden poner en peligro la vida. La siguiente guía examina en profundidad las fuentes de H2S, cómo se utiliza en los entornos industriales, los peligros y las precauciones que pueden tomarse para mitigar los riesgos.

¿Qué es el gas H2S?

El sulfuro de hidrógeno (H2S) es un gas incoloro, altamente inflamable y tóxico, conocido por su olor desagradable, similar al de los huevos podridos. Existen varias fuentes naturales de H2S, como las aguas termales, los volcanes y la materia vegetal y animal en descomposición. El ser humano también produce y utiliza H2S en diversos sectores, como el refinado de petróleo y gas, la minería, el tratamiento de aguas residuales y el textil.

¿Cuáles son las fuentes de gas H2S?

Aunque el H2S es más conocido por su penetrante olor, emana de diversas fuentes naturales e industriales. Si profundizamos en las fuentes termales y los volcanes, estos respiraderos emiten H2S, un subproducto de la actividad geotérmica. Bajo tierra, la materia orgánica en descomposición, cortesía de las bacterias, libera H2S a la atmósfera. En determinadas zonas, donde se ve privado de oxígeno, puede crear un caldo de cultivo para bacterias que prosperan con la descomposición, produciendo H2S en el proceso. En el ámbito industrial, los sectores del petróleo y el gas natural contribuyen significativamente a las emisiones de H2S durante su extracción y procesamiento. Otras fuentes son las plantas de tratamiento de aguas residuales, las fábricas de pasta y papel y las instalaciones de fabricación de productos químicos. Reconocer estos diversos orígenes es crucial para aplicar medidas de seguridad eficaces, ya que la exposición a concentraciones elevadas de H2S plantea graves riesgos para la salud y exige cuidadosas precauciones para mitigar los peligros potenciales.

¿Cómo se utiliza el gas H2S en la industria?

A pesar de su peligrosidad, el gas H2S tiene valiosas aplicaciones en varias industrias. Una de ellas es la producción de azufre elemental. Inventado por Carl Friedrich Claus, un químico alemán que trabajaba en Inglaterra, el proceso Claus captura el gas H2S de las corrientes de gas natural y lo refina en azufre, un componente crucial en muchos procesos industriales como la producción de fertilizantes y la fabricación de caucho. Los agricultores utilizan el H2S como desinfectante y pesticida agrícola, y puede encontrarse en algunos aceites de corte -refrigerantes y lubricantes diseñados específicamente para procesos de mecanizado y trabajo del metal- y otros lubricantes. Además, algunas centrales nucleares utilizan sulfuro de hidrógeno para producir agua pesada, una alternativa al agua normal que permite a los reactores nucleares utilizar combustible de uranio ordinario en lugar de uranio enriquecido. En la industria del petróleo y el gas, la eliminación del H2S es en realidad un paso crítico, no una aplicación. Se utiliza en los procesos de refinado para eliminar las impurezas de los productos petrolíferos, lo que contribuye a la purificación de los combustibles. Entre los productos tratados para eliminar el H2S se encuentran el petróleo crudo, los combustibles y otros productos refinados del petróleo en tanques de almacenamiento, buques cisterna, vagones de ferrocarril y oleoductos. El H2S también puede generarse durante los procesos de refinado, incluidos el hidrocraqueo y la hidrólisis.

Sin embargo, debido a los peligros asociados al H2S, su uso industrial requiere estrictos protocolos de seguridad y equipos de vigilancia para evitar incidentes y riesgos medioambientales. El H2S puede corroer tuberías y equipos, e incluso la exposición a bajas concentraciones puede plantear graves riesgos para la salud y la seguridad de los trabajadores.

¿Cuáles son los peligros para la salud del gas H2S?

Según la Administración de Seguridad y Salud en el Trabajo (OSHA), el H2S es una de las principales causas de muerte por inhalación de gases en el lugar de trabajo en Estados Unidos. Según informes de la Oficina de Estadísticas Laborales de EE.UU., en un periodo de siete años se produjeron 46 muertes. El Reino Unido no es diferente, con una serie de incidentes cada año y multas superiores a 60.000 libras impuestas al propietario de una granja después de que dos trabajadores fueran engullidos por el gas tóxico H2S cuando se les encargó abrir el techo de un tanque digestor. Con semejantes estadísticas e infracciones, es evidente que el H2S presenta muchos peligros para la salud.

Aunque en un principio puede resultar muy difícil ignorar el potente olor, sorprendentemente la nariz humana puede insensibilizarse rápidamente al olor. Científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins descubrieron que una proteína llamada CNGA4 ayuda a taponar la «nariz» de las células receptoras de olores, neuronas cuya función es detectar los olores y enviar esa información al cerebro en forma de señal eléctrica. Cuando la neurona se desensibiliza, la señal se cierra y deja de transmitir la información al cerebro, de modo que ya no se puede detectar el olor. Aunque la capacidad de adaptación a los olores y la desensibilización son importantes para mantener el bienestar general y evitar la sobrecarga sensorial, esto hace que la detección de H2S sea extremadamente difícil.

La exposición continuada al H2S puede tener efectos a corto y largo plazo, afectando principalmente a los sistemas respiratorio y nervioso. Los riesgos para la salud y la seguridad dependen a menudo de la cantidad que inhala un trabajador y durante cuánto tiempo. Según la Agencia para Sustancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades, una vez que alguien ha estado gravemente expuesto, los síntomas suelen empezar inmediatamente. El H2S interfiere en la respiración celular, inhibiendo la capacidad del organismo para utilizar correctamente el oxígeno. La exposición a niveles bajos de concentración puede causar irritación de ojos, nariz y garganta, mientras que los niveles moderados pueden provocar dolores de cabeza, mareos, náuseas y vómitos, además de tos y dificultad para respirar. Una exposición grave a niveles más elevados puede provocar shock, convulsiones y trastornos neurológicos y conducir al coma o, en casos graves, a la muerte.

Con tales riesgos para la salud y la seguridad, es crucial que los trabajadores que puedan estar expuestos al H2S reconozcan y sean conscientes de los peligros que presenta. Dada su naturaleza tóxica, el cumplimiento estricto de los protocolos de seguridad, una ventilación adecuada y el uso de equipos de protección individual (EPI) son importantes para minimizar los riesgos asociados a la exposición al gas H2S. Una formación eficaz y el uso de sistemas de detección avanzados son esenciales para mitigar los peligros asociados al H2S en entornos industriales.

¿Cuáles son las normas y reglamentos de seguridad de OSHA y NIOSH para la manipulación del gas H2S?

Mantener a los trabajadores a salvo de la exposición nociva al H2S requiere un conocimiento profundo de las normas y reglamentos de seguridad establecidos por los distintos organismos reguladores. En los EE.UU., la OSHA es el principal organismo regulador y establece directrices exhaustivas que abarcan los límites de exposición permisibles (PEL), los requisitos de EPI y las estrategias eficaces de comunicación de riesgos. Por ejemplo, el PEL de la OSHA para el H2S es de 20 ppm y no debe superarse en ningún momento durante un turno de 8 horas, excepto si la concentración de exposición es de 50 ppm, en cuyo caso no debe superarse durante más de 10 minutos en un turno de 8 horas, siempre que no se produzca ninguna otra exposición medible. Para ayudar a las empresas a afrontar este peligroso riesgo en el lugar de trabajo, la OSHA dispone de varios recursos específicos para cada sector y de una hoja informativa que proporciona información útil junto con un resumen conciso de los requisitos de la OSHA para la protección de los empleados. 

Simultáneamente, el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (NIOSH), en EE.UU., es también una valiosa herramienta para obtener conocimientos e información sobre el H2S. Aunque el NIOSH no establece normas de seguridad obligatorias como la OSHA que sean legalmente exigibles, a través de la investigación proporciona recomendaciones para apoyar el desarrollo de las mejores prácticas en la manipulación del H2S. Además de los límites de exposición recomendados (REL), el NIOSH hace hincapié en el uso de una jerarquía de controles para minimizar la exposición de los trabajadores. Esto significa dar prioridad a la eliminación total del peligro, seguida de controles técnicos (ventilación), controles administrativos (prácticas de trabajo) y, por último, EPI. El NIOSH también proporciona varios documentos sobre la gestión de la seguridad química y publicaciones específicas sobre la prevención del H2S en diferentes industrias.

En el Reino Unido, la normativa sobre control de sustancias peligrosas para la salud de 2002 (COSHH) es una herramienta legislativa que establece los requisitos impuestos a las empresas para proteger a sus empleados. Esta normativa se centra específicamente en sustancias peligrosas como el H2S y en la gestión de la evaluación de riesgos, las medidas de control y la formación de los trabajadores. Del mismo modo, la norma ISO 10418 se ha publicado para cubrir las prácticas industriales en alta mar para la manipulación de H2S.

Independientemente de la ubicación y del organismo regulador que aplique las normas, el cumplimiento de estos estrictos estándares es imperativo para los lugares de trabajo que trabajan con H2S, a fin de evitar incidentes graves y víctimas mortales. El cumplimiento de las directivas no sólo mitiga los peligros potenciales asociados al H2S, sino que también fomenta una cultura de la seguridad mediante protocolos informados y medidas preventivas.

¿Qué EPI se necesitan para el gas H2S?

Tal y como exige la OSHA, el EPI es obligatorio cuando los trabajadores están expuestos directamente al H2S o trabajan en un lugar muy próximo a zonas en las que está presente el gas. Cuando no sea posible reducir los niveles de H2S para alcanzar o quedar por debajo del límite de exposición permitido por la OSHA mediante controles administrativos y de ingeniería, las empresas deben proporcionar a los trabajadores protección respiratoria y otros EPI. Siempre que se utilicen respiradores, el empresario debe disponer de un programa de protección respiratoria que cumpla los requisitos de la norma de protección respiratoria de la OSHA (29 CFR 1910.134). Este programa debe incluir la selección adecuada del respirador, pruebas de ajuste, evaluaciones médicas y formación. 

El H2S es altamente inflamable y, si entra en contacto concentrado con la piel, puede provocar quemaduras químicas. Por eso es importante utilizar EPI para añadir una barrera de protección adicional. Esto incluye ropa resistente a los productos químicos y posiblemente ignífugas, incluidos monos y guantes, para proteger la piel de una posible exposición. El uso de protección ocular en forma de gafas o careta es crucial para evitar irritaciones o daños en los ojos. Para garantizar una protección completa, deben llevarse botas con puntera de acero y casco para protegerse de los posibles riesgos físicos.

Como en la mayoría de las circunstancias, los EPI pueden actuar como última línea de defensa contra los riesgos laborales; esto no es diferente cuando se consideran los efectos de la exposición al H2S. Es vital que las empresas cumplan las directrices sobre EPI para evitar riesgos graves para la salud y la seguridad. Proporcionar EPI eficaces y pertinentes es una parte fundamental del proceso para garantizar un lugar de trabajo seguro para la empresa y los empleados.


¿Cómo se detecta y controla el gas H2S?

Aunque el olor acre de los huevos podridos puede servir de advertencia inicial, no debe ser un método de detección en el que confíen las empresas. Ahora está claro que la nariz humana puede insensibilizarse al olor; sin embargo, las altas concentraciones de H2S también pueden ser inodoras, lo que elimina por completo esta señal de advertencia. La detección precoz es clave para evitar incidentes y muertes. Se pueden aplicar diversas herramientas y métodos para identificar y medir los niveles de H2S. Una detección rápida, incluso cuando los niveles de H2S son bajos, garantiza una intervención oportuna para evitar la exposición y los posibles riesgos para la salud y la seguridad. Estos métodos incluyen:

  • Detectores de gas fijos: Se trata de dispositivos montados de forma permanente y colocados estratégicamente en zonas con posibles fugas de H2S. Controlan y analizan continuamente la calidad del aire y proporcionan datos en tiempo real. Si los niveles de gas son elevados y superan los límites de exposición seguros, los dispositivos pueden activar alarmas para notificar al personal de modo que se puedan tomar medidas inmediatamente.
  • Detectores de gas portátiles: Equipados con sensores diseñados para reaccionar al H2S, estos dispositivos ofrecen protección sobre la marcha para los trabajadores. Estos dispositivos portátiles permiten a los trabajadores controlar activamente los niveles de H2S durante el mantenimiento, los procedimientos de entrada en espacios confinados o cuando entran en condiciones peligrosas.
  • Sistemas de monitorización de área: Estos sistemas integrales combinan detectores fijos con registradores de datos y alarmas para proporcionar una supervisión en tiempo real de los niveles de H2S en todo un lugar de trabajo.

A medida que avanza la tecnología, se han desarrollado soluciones de control inalámbricas e inteligentes que mejoran la precisión y la eficacia de la detección de H2S. La calibración y el mantenimiento periódicos de estos dispositivos de monitorización son esenciales para garantizar lecturas precisas, lo que permite responder con rapidez a posibles amenazas de H2S y minimizar el riesgo de incidentes relacionados con el gas.

¿Cuáles son los procedimientos de respuesta de emergencia y evacuación en caso de fuga/exposición al gas H2S?

Es evidente que la prevención es la clave para mantener a los trabajadores a salvo de la exposición al H2S. Sin embargo, es importante conocer las líneas de actuación en caso de exposición al H2S o de fuga de gas. Cuando cada segundo cuenta, una respuesta de emergencia y un procedimiento de evacuación rápidos y bien coordinados son primordiales. Como en la mayoría de los incidentes que requieren una respuesta de emergencia, las víctimas suelen producirse en los primeros segundos o más, ya que las personas que se apresuran a ayudar a los compañeros implicados en los incidentes descuidan su propia protección. Éste es también el caso de las respuestas a la exposición al H2S, en las que la gente puede olvidar equiparse con su propio aparato de respiración y EPI. 

En caso de fuga o exposición al H2S, tome medidas inmediatas para garantizar la seguridad de las personas que se encuentren en la zona afectada. Al detectar gas H2S, active las alarmas rápidamente y comunique el peligro utilizando los protocolos establecidos. Evacuar al personal a zonas seguras situadas a barlovento de la fuga, ya que el H2S es más pesado que el aire y tiende a depositarse en zonas bajas. Priorizar el uso de equipos de protección respiratoria para minimizar los riesgos de inhalación. El personal de respuesta designado y equipado con el equipo de protección personal adecuado debe estar preparado para aislar la fuente, si es factible, y aplicar medidas de contención. Unos canales de comunicación claros y unas rutas de evacuación bien ensayadas son elementos cruciales del plan de emergencia. Los simulacros periódicos y las sesiones de formación garantizan que todo el personal esté bien preparado para responder con eficacia, minimizando los riesgos potenciales asociados a la exposición al H2S.

Los procedimientos internos de evacuación deben revisarse sistemáticamente, comunicarse con claridad y ser comprendidos por toda la organización para garantizar que puedan tomarse rápidamente las medidas correctas para minimizar los riesgos y controlar la situación.


Conclusión

Los riesgos de exposición al H2S existen en varias industrias; sin embargo, unos protocolos de seguridad estrictos, detectores de gas para una monitorización continua y los EPI adecuados, como respiradores, pueden salvaguardar a los trabajadores. La detección precoz mediante sistemas de monitorización fijos, portátiles y de área es crucial para responder a tiempo. Los organismos reguladores, como OSHA y NIOSH, establecen límites de exposición y recomiendan las mejores prácticas para la manipulación del H2S. Los planes de emergencia eficaces con una comunicación clara, procedimientos de evacuación y personal de respuesta formado minimizan aún más los riesgos y garantizan la seguridad de los trabajadores. Si se conocen los peligros del H2S y se aplican medidas eficaces de detección, protección y respuesta, los lugares de trabajo pueden reducir significativamente el riesgo de incidentes y muertes relacionados con el H2S.

Latest News