Responsabilidades de un empleado en materia de salud y seguridad (Guía)

Responsabilidades de un empleado en materia de salud y seguridad (Guía)

De todas las investigaciones y estudios disponibles, y del desarrollo de la última década, se desprende claramente que «salud» y «seguridad» ya no son palabras de moda y que los incidentes y lesiones ya no se perciben como el precio de hacer negocios. En el núcleo de las organizaciones de éxito se encuentran prácticas eficaces de salud y seguridad que construyen una cultura positiva en torno a la importancia del bienestar de los empleados, lo que conduce a operaciones eficientes y a la productividad. A menudo se hace hincapié en las obligaciones y responsabilidades del empresario; sin embargo, la verdad es que los empleados también tienen un papel importante que desempeñar en la defensa de la salud y la seguridad. Aunque el compromiso de los empleados es un componente integral de la mejora de las prácticas de seguridad, es importante que tanto los empleados como las organizaciones comprendan las responsabilidades de cada uno de ellos y el papel que desempeñan para garantizar un lugar de trabajo más seguro, saludable y próspero.

¿Cuáles son las responsabilidades de los trabajadores en materia de salud y seguridad?

¿Cómo se puede animar a los trabajadores a responsabilizarse de la salud y la seguridad?

¿Cuáles son los derechos de los trabajadores en materia de salud y seguridad?

¿Cómo deben plantear los empleados sus preocupaciones en materia de salud y seguridad?

¿Quién es responsable de la salud y la seguridad en el trabajo?

Equipos de protección individual

Preguntas frecuentes

Conclusión


¿Cuáles son las responsabilidades de los trabajadores en materia de salud y seguridad?

Los empleados tienen el deber de cuidar de su propia salud y seguridad y de la de otras personas que puedan verse afectadas por sus acciones en el trabajo. Los empleados deben cooperar con los empresarios y los compañeros de trabajo para ayudar a todos a cumplir sus requisitos legales.

En virtud de la norma 1960.10 – Responsabilidades y derechos de los empleados, cada empleado de EE.UU. debe asegurarse de que cumple las normas, reglas, reglamentos y órdenes dictadas por su empleador en el marco de la sección 19 de la Ley, la Orden Ejecutiva 12196. Además de esto, los empleados tienen la responsabilidad de garantizar que se utilicen los equipos de seguridad, los equipos de protección individual y otros dispositivos y procedimientos proporcionados por el empresario y necesarios para su protección.


¿Cómo se puede animar a los trabajadores a responsabilizarse de la salud y la seguridad?

El compromiso de los empleados desempeña un papel crucial en la creación de una cultura orientada a la seguridad de la que los empleados se sientan animados a formar parte. Fomentando canales de comunicación abiertos, impartiendo formación periódica y sólida sobre seguridad e implicando a los empleados en el proceso de toma de decisiones en materia de seguridad, las empresas pueden formar a sus trabajadores para que se responsabilicen de su bienestar.

Las estrategias para fomentar la responsabilidad de los empleados también pueden abarcar:

  • Crear una cultura de reconocimiento
  • Implantar programas de incentivos de seguridad
  • Ofrecer oportunidades de crecimiento y desarrollo
  • Recabar regularmente la opinión de los empleados

Para conocer en detalle estos pasos y otros consejos, lea Mejora de las prácticas de seguridad mediante el compromiso de los empleados.


¿Cuáles son los derechos de los trabajadores en materia de salud y seguridad?

Según el Índice de Derechos de los Trabajadores de 2022, Noruega es uno de los países donde menos se vulneran los derechos de los trabajadores, con Dinamarca, Bélgica, Países Bajos y Alemania en posiciones muy similares. Las leyes laborales y de empleo existen para definir y salvaguardar los estatutos, derechos y privilegios esenciales de los empleados y trabajadores. En este sentido, existen varias normativas que garantizan la protección y los derechos del trabajador frente al empresario en materia de salud y seguridad en el trabajo. Estos derechos abarcan el acceso a la información pertinente, la formación, los equipos de protección y el derecho a rechazar condiciones de trabajo inseguras sin temor a represalias. Estos derechos no sólo protegen a los empleados, sino que también fomentan su participación activa en el mantenimiento de las normas de seguridad.

Si consideramos el número de víctimas mortales en el lugar de trabajo como un indicador dominante de la salud y la seguridad, las cifras de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) destacan que Reino Unido, Islandia, Bahréin, los Países Bajos y Finlandia se encuentran entre los lugares más seguros para trabajar. Estos países tienen una tasa de mortalidad laboral inferior a una muerte por cada 100.000 trabajadores. Aunque este dato es convincente, es importante reconocer que tales cifras no siempre se correlacionan con un menor número de incidentes y lesiones. Si nos fijamos en la tasa de lesiones en el lugar de trabajo, los datos obtenidos de la OIT indican que países como Reino Unido, Japón, Dinamarca y Francia tienen las cifras más bajas de lesiones en el lugar de trabajo. En general, la salud y la seguridad tienden a estar más implantadas en la Unión Europea, Estados Unidos y Canadá que en cualquier otra parte del mundo.

En Estados Unidos, la Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo de 1970 (Ley OSH) se aprobó para evitar que los trabajadores murieran o sufrieran otros daños en el trabajo. Con esta ley, el Congreso creó la Administración de Seguridad y Salud en el Trabajo (OSHA) para garantizar unas condiciones de trabajo seguras y saludables para los trabajadores, estableciendo y haciendo cumplir las normas y proporcionando formación, divulgación, educación y asistencia.

La legislación federal otorga a los empleados el derecho a un lugar de trabajo seguro. Finalmente, los reglamentos y leyes se establecen para prevenir incidentes graves y proteger los derechos de los empleados. Los empresarios deben garantizar que el lugar de trabajo de un empleado esté libre de cualquier peligro conocido para la salud y la seguridad. Los empleados tienen derecho a denunciar cualquier peligro sin temor a represalias. También tienen derecho a:

  • Recibir formación sobre seguridad y salud en el lugar de trabajo en un idioma que entiendan
  • Trabajar con máquinas seguras
  • Negarse a trabajar en una situación en la que puedan estar expuestos a un peligro.
  • Recibir el equipo de seguridad necesario, como guantes o arnés y línea de vida para caídas.
  • Estar protegido frente a sustancias químicas tóxicas
  • Solicitar una inspección de la OSHA y hablar con el inspector.
  • Informar de una lesión o enfermedad y obtener copias de su historial médico.
  • Revisar los registros de lesiones y enfermedades relacionadas con el trabajo
  • Ver los resultados de las pruebas realizadas para detectar riesgos en el lugar de trabajo

¿Cómo deben plantear los empleados sus preocupaciones en materia de salud y seguridad?

Las líneas abiertas de comunicación son vitales para abordar los problemas de seguridad. Hay que animar a los empleados a que informen rápidamente de posibles peligros o fallos de seguridad sin temor a represalias. A menudo, como primer punto de contacto, pueden estar expuestos a un peligro que la organización desconoce. La posibilidad de que un empleado informe de tales riesgos puede evitar incidentes graves.

El primer paso para que cualquier empleado plantee una preocupación es dirigirse a su supervisor o jefe directo y explicar claramente la situación. Puede haber situaciones en las que un empleado considere que no se está abordando adecuadamente. En estos casos, el empleado debe tener la posibilidad de elevar sus preocupaciones a los comités de seguridad de la empresa. Si la preocupación persiste, los empleados de EE.UU. pueden ponerse en contacto confidencialmente con la OSHA a través del número gratuito 1-800-321-6742 (OSHA) o por correo electrónico, o ponerse en contacto con la oficina de la OSHA más cercana. Del mismo modo, los empleados de Inglaterra, Escocia y Gales pueden informar anónimamente de estos problemas al Health and Safety Executive (HSE) rellenando un formulario en línea o llamando al 0300 003 1647.

Los empleados deben conocer el proceso y el enfoque para plantear problemas de seguridad y tener la confianza de que se tratarán oportunamente sin temor a represalias; un enfoque proactivo para abordar los problemas es esencial para mantener un entorno de trabajo seguro.


¿Quién es responsable de la salud y la seguridad en el trabajo?

La salud y la seguridad en el trabajo es un esfuerzo de colaboración en el que participan diversas partes interesadas. Es una responsabilidad compartida por empresarios y trabajadores. Las empresas y los empleadores tienen el deber primordial de proporcionar un entorno seguro y minimizar los riesgos y peligros potenciales, mientras que los empleados contribuyen cumpliendo y adhiriéndose a las directrices. Por ejemplo, una organización debe proporcionar a su personal equipos de protección individual adecuados y formación para utilizar los productos; el empleado tiene la responsabilidad de asegurarse de que los utiliza y de que sigue las instrucciones proporcionadas. Además, los organismos reguladores de cada estado y país desempeñan un papel importante a la hora de establecer y aplicar normas que garanticen el bienestar de todos.


Equipos de protección individual

Los equipos de protección individual, comúnmente conocidos como EPI, son un componente vital de la seguridad en el lugar de trabajo. Incluye equipos como cascos, guantes, máscaras y gafas que protegen a los empleados de posibles peligros. Con los avances tecnológicos, las empresas tienen ahora acceso también a los EPI inteligentes, más conocidos como tecnología vestible.

Los empresarios y las organizaciones tienen la obligación de garantizar que se proporcione un EPI adecuado a los «empleados» que puedan estar expuestos a un riesgo para su salud o seguridad durante el trabajo. Si un empresario no está seguro de si necesita un EPI, aquí encontrará referencias que pueden ayudarle a identificar el requisito y proporcionarle información sobre la selección y el uso adecuados del EPI. Los equipos de protección individual se abordan en normas específicas de la OSHA para la industria general, el sector marítimo y la construcción. La OSHA exige que muchas categorías de equipos de protección individual cumplan o sean equivalentes a las normas elaboradas por el Instituto Nacional Estadounidense de Normalización (ANSI).

De acuerdo con la OSHA, en las organizaciones en las que un empleado requiera EPI, el empresario debe garantizar la implantación de un programa de EPI. Este programa debe abordar los peligros presentes; la selección, el mantenimiento y el uso del EPI; la formación de los empleados; y la supervisión del programa para garantizar su eficacia continua.


Preguntas frecuentes

¿Qué define un entorno de trabajo seguro?

Para que un empleado contribuya eficazmente a un lugar de trabajo seguro, es importante que comprenda en qué consiste. Según el HSE, un entorno de trabajo seguro debe contar con equipos en buen estado, sin obstrucciones en suelos y vías de circulación, y ventanas que puedan abrirse y limpiarse fácilmente. Un entorno de trabajo saludable debe tener un lugar de trabajo limpio con una temperatura de trabajo razonable, buena ventilación, iluminación adecuada y la cantidad correcta de espacio y asientos. Esto es útil; sin embargo, es vital reconocer que un entorno de trabajo seguro no sólo abarca las molestias físicas. Un entorno de trabajo seguro es aquel en el que los empleados están protegidos de posibles peligros y en el que se minimizan los riesgos de incidentes y accidentes. Esto va más allá de los obstáculos físicos y la infraestructura, y abarca también factores como la calidad del aire, la configuración ergonómica y el apoyo psicológico para mantener el bienestar mental y emocional.

¿Por qué son prioritarias las cuestiones de salud y seguridad en el trabajo?

Dar prioridad a la salud y la seguridad no es sólo una obligación legal o importante para evitar pérdidas relacionadas con incidentes o con el cumplimiento de la ley. Es una responsabilidad ética que tanto las empresas como los empleados deben mantener. Hacer de las prácticas de salud y seguridad una prioridad en el lugar de trabajo fomenta una cultura positiva al tiempo que mejora la motivación de los empleados y aumenta la productividad. En una investigación realizada por la Queen’s School of Business y por la empresa Gallup, los empleados poco comprometidos tenían un 37% más de absentismo, un 49% más de accidentes y un 60% más de errores y defectos. Estudios del Institute of Occupational Safety and Health (IOSH) también destacan que los trabajadores son más productivos en los lugares de trabajo comprometidos con la salud y la seguridad. Cifras como éstas corroboran la necesidad de dar prioridad a la salud y la seguridad. Cuando los empleados se sienten protegidos, comprometidos y valorados, es probable que contribuyan al éxito general de una organización. Garantizar que la salud y la seguridad sean una prioridad va mucho más allá de las implicaciones legales; no deben subestimarse los costes reales asociados a unos recursos y unas consideraciones inadecuados.


Conclusión

No cabe duda de que una práctica eficaz en materia de salud y seguridad crea una base sólida para un entorno de trabajo próspero que nutre y motiva a los empleados, lo que, a su vez, impulsa la excelencia operativa y la productividad. Los empresarios son los principales responsables de cumplir la obligación legal y moral. Sin embargo, es igual de importante que los empleados comprendan el papel que desempeñan. Independientemente del tamaño de una empresa, los protocolos de salud y seguridad más eficaces cuentan con el compromiso y la implicación de los empleados. Con los derechos viene la responsabilidad. Los empleados tienen la responsabilidad de garantizar el cumplimiento de las directrices de salud y seguridad, plantear cualquier preocupación e informar de cualquier problema rápidamente. Por último, el esfuerzo conjunto en torno a la salud y la seguridad consiste en garantizar que todos los miembros del equipo regresen sanos y salvos a casa al final de cada turno.

Latest News