Guía de las lesiones y accidentes laborales más comunes

Guía de las lesiones y accidentes laborales más comunes

Solo en EE. UU., cada año se producen alrededor de 2,6 millones de accidentes y lesiones no mortales en el lugar de trabajo en la industria privada, y se calcula que las lesiones y enfermedades laborales cuestan a EE. UU. 250.000 millones de dólares al año. En 2021 se produjeron 5.190 muertes como resultado de lesiones en el lugar de trabajo en EE.UU. Con cifras tan alarmantes como estas, y en continuo aumento en otras regiones del mundo, es importante que las empresas comprendan los entresijos de las lesiones y accidentes en el lugar de trabajo, incluidos los más comunes. Tanto si es usted un profesional experimentado como si acaba de iniciar su carrera, conocer a fondo estos peligros y retos cotidianos en el lugar de trabajo es clave para fomentar una buena cultura en torno a la seguridad laboral. Desde la exposición a altas temperaturas hasta una pérdida de equilibrio en una fracción de segundo o quedarse dormido al volante, esta guía navega por el extenso mundo de las lesiones y accidentes laborales, y muestra cómo orientarse hacia un entorno seguro y próspero para todos los empleados.

¿Qué es un accidente laboral?

¿Qué revelan las estadísticas sobre lesiones laborales?

Lesiones más frecuentes en el trabajo

Causas más frecuentes de lesiones en el lugar de traba

Los costes del bienestar de los empleados y la productividad de las empresas

¿Cuáles son las obligaciones del empresario en materia de seguridad?

¿Qué lesiones puede reclamar el personal en el trabajo?

Cómo percibir el salario y las prestaciones en caso de incapacidad laboral

¿Cómo prevenir las lesiones laborales?

¿Cómo puede utilizarse la tecnología para mitigar las lesiones laborales?

Conclusión


¿Qué es un accidente laboral?

Por lesión laboral se entiende cualquier daño físico, lesión o enfermedad que sufra un empleado mientras desempeña sus responsabilidades laborales o como consecuencia de su entorno de trabajo. Estas lesiones pueden ir desde incidentes menores, como cortes o contusiones, hasta accidentes más graves, como fracturas, esguinces, torceduras, quemaduras o incluso situaciones que pongan en peligro la vida. 

Según la normativa RIDDOR (Reporting of Injuries, Diseases and Dangerous Occurrences Regulations in the UK), un accidente es «un incidente independiente, identificable y no intencionado que causa lesiones físicas. Esto incluye específicamente los actos de violencia no consentida contra las personas en el trabajo.”

Las lesiones en sí mismas, como «sentir una punzada aguda», no son accidentes. Debe haber un acontecimiento externo identificable que cause la lesión, [como] la caída de un objeto que golpee a alguien». Las exposiciones acumuladas a peligros que acaban causando lesiones (por ejemplo, levantar objetos repetidamente) no se clasifican como «accidentes» con arreglo a RIDDOR».

Independientemente de que un incidente se haya producido en relación con el trabajo o en el trabajo, se clasifica como lesión o accidente laboral.


¿Qué revelan las estadísticas sobre lesiones laborales?

Las estadísticas actuales sobre lesiones en el lugar de trabajo ofrecen una visión aleccionadora de las realidades a las que se enfrentan los empleados de diversos sectores. Las cifras no son meros datos; cada una de ellas representa historias personales de dolor, resistencia y la acuciante necesidad de mejorar las medidas de seguridad. Las estadísticas más comunes en EE.UU. destacan 4.764 muertes en el lugar de trabajo en 2020. Los empleados en ocupaciones de transporte y movimiento de materiales y en ocupaciones de construcción y extracción representaron casi la mitad de todas las lesiones laborales mortales, con 1.282 y 976 muertes en el lugar de trabajo, respectivamente. No es de extrañar que, cuando se encuestó a los empleados, se determinara que su salud y seguridad eran de importancia primordial y clave para lograr una productividad y eficiencia óptimas dentro de una organización.

Estas estadísticas revelan que las lesiones en el lugar de trabajo siguen siendo una preocupación importante, a pesar de los avances en los protocolos de seguridad. Desde esguinces causados por movimientos repetitivos hasta incidentes más graves como caídas, incidentes relacionados con el calor y accidentes relacionados con los equipos, las diferentes lesiones pone de relieve los diversos riesgos presentes en los distintos entornos. Resulta inquietante que estas estadísticas pongan aún más de relieve el efecto dominó de las lesiones en el lugar de trabajo. Las lesiones sufridas no sólo abarcan el dolor físico, sino también la tensión emocional y financiera que debe considerarse tanto en el individuo como en su familia.

Es evidente que el fomento de una cultura de formación rigurosa en materia de seguridad y de evaluación continua de los riesgos es primordial para abordar estos problemas de frente y proteger a la empresa y a sus activos más valiosos, los empleados.


Lesiones más frecuentes en el trabajo

En Estados Unidos, los resbalones, tropiezos y caídas son las causas más comunes de accidentes laborales. A menudo provocados por factores como suelos mojados, pasillos desordenados o señalización inadecuada, son un recordatorio conmovedor del delicado equilibrio entre la movilidad humana y los entornos físicos.

Al otro lado del Atlántico, en el Reino Unido, una serie de distensiones y esguinces son las lesiones más frecuentes en el lugar de trabajo. Estas lesiones suelen deberse a movimientos repetitivos o a técnicas de levantamiento inadecuadas, lo que da una imagen conmovedora de los estragos que las rutinas laborales pueden causar en el sistema musculoesquelético de los empleados. En Australia, los cortes, las laceraciones y los pinchazos son más prominentes, y a menudo llaman la atención en industrias en las que las herramientas y la maquinaria afiladas son parte integrante del trabajo.

Sin embargo, en estas regiones, y en muchas más, las lesiones relacionadas con el calor son cada vez más frecuentes. Las investigaciones sugieren que, para 2030, se perderá el 2,2% del total de horas de trabajo en todo el mundo debido a las altas temperaturas, lo que equivale a una pérdida de productividad equivalente a 80 millones de puestos de trabajo a tiempo completo. Aunque se trata de una estimación conservadora, no cabe duda de que seguiremos viendo cómo aumenta el número de lesiones y accidentes relacionados con el calor si no se toman más medidas a medida que las temperaturas aumentan año tras año en todo el mundo.

Todas estas lesiones no sólo ponen de relieve la necesidad de una formación competente y de procedimientos de seguridad estrictos, sino también la importancia de fomentar una cultura de seguridad vigilante de la que formen parte con confianza empleados y empresarios.


Causas más frecuentes de lesiones en el lugar de traba

Un examen más detallado de las causas que provocan lesiones en el lugar de trabajo revela que la fatiga es un factor sutil pero significativo. En EE.UU., la disminución de la conciencia y la coordinación como consecuencia de la fatiga es un factor desencadenante importante, pero poco representado, de las lesiones más comunes de resbalones, tropiezos y caídas. Aunque es importante asegurarse de que las superficies y zonas de trabajo cumplen las normas y protocolos de seguridad, los empleados deben estar mentalmente preparados para asumir sus responsabilidades en el lugar de trabajo a fin de minimizar el riesgo de lesiones.

Del mismo modo, en el Reino Unido las distensiones y los esguinces suelen deberse a técnicas de levantamiento inadecuadas, lo que subraya la necesidad de concienciación y formación ergonómicas. Sin embargo, detrás de los movimientos, la fatiga es un factor común que contribuye a minimizar la energía necesaria para ejecutar las tareas con eficacia y con el cuidado adecuado. El ritmo de trabajo también puede poner a prueba la capacidad de un empleado para mantener la concentración y estar alerta, lo que señala la necesidad de abordar y gestionar la fatiga de forma eficaz mediante pausas adecuadas y horarios de trabajo óptimos, y de reconocer la importancia del descanso como medida preventiva contra estas lesiones comunes.

La fatiga merma considerablemente la capacidad de una persona para trabajar y realizar tareas de forma segura en el lugar de trabajo. Puede reducir el estado de alerta, ralentizar los tiempos de reacción, dificultar la toma de decisiones y aumentar el riesgo de accidentes. Por ello, es crucial abordar los riesgos relacionados con la fatiga en el lugar de trabajo cuando se considera el enfoque completo de la salud y la seguridad en el lugar de trabajo.


Los costes del bienestar de los empleados y la productividad de las empresas

El coste de las lesiones en el lugar de trabajo va más allá de las implicaciones físicas del empleado directamente implicado, afectando a la satisfacción en el trabajo y a la salud mental. Mientras el empleado intenta recuperarse, el incidente también tiene implicaciones en la empresa en general, ya que contribuye a disminuir la productividad, caracterizada por un aumento de las tasas de absentismo, una reducción de la eficiencia y un aumento de los costes médicos y legales de las lesiones.

El coste medio de una lesión por consulta médica es de 44.000 dólares, mientras que el coste medio de una lesión o enfermedad relacionada con el calor se estima en 79.081 dólares. Asignar recursos (por ejemplo, presupuesto, tiempo, personal, formación) para proteger el bienestar de los empleados no sólo es importante para evitar pérdidas relacionadas con incidentes o con el cumplimiento de la legislación, sino que estas prácticas eficaces mejoran la cultura, la motivación y la productividad en el lugar de trabajo, ayudando a las empresas a retener y atraer candidatos de calidad y a reducir el absentismo. Esto, a su vez, salvaguarda el futuro de la empresa y su productividad.


¿Cuáles son las obligaciones del empresario en materia de seguridad?

La Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo de 1970 (OSHA) y su Cláusula de Obligación General sustentan las obligaciones del empresario de prevenir las lesiones en el lugar de trabajo. En virtud de estas leyes federales, los empresarios están obligados a eliminar o reducir los riesgos reconocidos que puedan causar daños graves o la muerte, incluso si dichos riesgos no están específicamente contemplados en la normativa vigente. Esto implica realizar evaluaciones periódicas de las condiciones del lugar de trabajo, identificar los riesgos potenciales y aplicar medidas de seguridad eficaces. A los empresarios se les confía la tarea de proporcionar una formación completa, dotar a los empleados de los conocimientos y habilidades necesarios para enfrentarse a los peligros potenciales y garantizar el acceso a los equipos de protección individual (EPI) adecuados cuando sea necesario.

En Estados Unidos, la seguridad en el lugar de trabajo requiere el compromiso y la dedicación de los empresarios y las organizaciones para cumplir estas obligaciones y actuar como guardianes del bienestar de sus trabajadores. Esto implica no sólo cumplir las obligaciones legales, sino también asumir la responsabilidad moral de crear una atmósfera en la que los empleados puedan prosperar sin comprometer su seguridad. Al cumplir estas obligaciones, los empresarios desempeñan un papel vital en la eficacia de los protocolos de seguridad en el lugar de trabajo, cultivando un entorno en el que los empleados puedan prosperar y las empresas también.


¿Qué lesiones puede reclamar el personal en el trabajo?

En Estados Unidos, los empleados pueden solicitar una indemnización por lesiones laborales a través de las vías legales establecidas.

La indemnización por accidente de trabajo/la Ley Federal de Indemnización de los Empleados (FECA) es el marco fundamental que proporciona prestaciones a los empleados lesionados en el trabajo. La indemnización incluye la sustitución del salario, el pago de la atención médica y, en caso necesario, asistencia médica y de rehabilitación profesional para la reincorporación al trabajo y prestaciones de supervivencia.

También pueden presentarse demandas por lesiones personales si la negligencia de un empresario provoca directamente la lesión de un empleado. Estas reclamaciones requieren probar la negligencia y pueden abarcar dolor, sufrimiento y pérdida de ingresos, más allá del alcance de las prestaciones de compensación de los trabajadores.


Cómo percibir el salario y las prestaciones en caso de incapacidad laboral

En Estados Unidos existen normativas que establecen disposiciones para garantizar que los empleados que se enfrentan al reto de no poder trabajar como consecuencia de una lesión o accidente laboral reciban el pago y las prestaciones necesarias. Los programas de compensación de los trabajadores son diseñados y administrados por los estados.

Los empleados tienen derecho a la indemnización por accidente de trabajo desde su primer día de trabajo; sin embargo, también existe el Seguro de Incapacidad de la Seguridad Social, que sólo se paga a los trabajadores que tienen un historial laboral importante. La indemnización por accidente de trabajo prevé prestaciones tanto para las incapacidades de corta y larga duración como para las incapacidades parciales y totales. Estas prestaciones sólo cubren las discapacidades derivadas del trabajo y en el transcurso del mismo. Por el contrario, las prestaciones por incapacidad de la Seguridad Social sólo se abonan a los trabajadores con discapacidades de larga duración que les impiden realizar un trabajo remunerado, independientemente de que la incapacidad se haya producido dentro o fuera del trabajo.


¿Cómo prevenir las lesiones laborales?

Unos programas de formación sólidos dotan a los empleados de los conocimientos y habilidades necesarios para evitar posibles peligros. Las evaluaciones periódicas de los peligros permiten a los empresarios identificar y abordar los riesgos antes de que puedan convertirse en accidentes, fomentando un entorno en el que la prevención es la mejor solución.

La ingeniería estratégica y el diseño ergonómico crean medidas de seguridad adecuadas para mitigar los riesgos que afectan a la maquinaria y al entorno de trabajo. Los equipos de protección individual (EPI) ocupan un lugar central, proporcionando a los empleados una barrera defensiva contra posibles daños. Una cultura de concienciación y responsabilidad se filtra por toda la organización cuando los empleados y los empresarios colaboran con diligencia, informando de los cuasi accidentes y peligros y perfeccionando colectivamente los protocolos de seguridad.


¿Cómo puede utilizarse la tecnología para mitigar las lesiones laborales?

En el panorama moderno, la tecnología desempeña un papel fundamental en la reducción de lesiones y riesgos laborales, ofreciendo una combinación eficaz de innovación y soluciones de seguridad. Bodytrak® es un buen ejemplo de tecnología vestible que aprovecha múltiples sensores para controlar las respuestas fisiológicas a los factores de estrés en el lugar de trabajo y a los entornos difíciles. Al proporcionar datos precisos y en tiempo real, Bodytrak permite tanto a los empleados como a las empresas identificar rápidamente los peligros potenciales y posibilita una intervención temprana para prevenir los accidentes antes de que se produzcan.

Más allá de la monitorización fisiológica, la delicadeza tecnológica de Bodytrak traduce los datos en información procesable, ayudando a las personas y a las organizaciones a calibrar la vulnerabilidad al estrés térmico, los niveles de fatiga y la exposición excesiva al ruido para reconocer la necesidad de intervenciones, como los descansos. Este enfoque basado en datos contribuye a un rendimiento más eficaz, permitiendo a los empleados mantener su bienestar mientras rinden al máximo. Para las empresas, los datos de Bodytrak abren vías para perfeccionar los procesos, optimizar los horarios y adaptar los entornos de trabajo para reducir los riesgos y mejorar la seguridad general.

Con una resonancia global, Bodytrak extiende su impacto a través de diversas industrias y fronteras geográficas. Desde las obras de construcción, que exigen un mayor estado de alerta, hasta los entornos sanitarios, con sus retos específicos, Bodytrak ofrece una solución versátil que fomenta un entorno de trabajo más seguro. A medida que la tecnología se armoniza con la búsqueda del bienestar de los empleados, se prepara el escenario para una transformación progresiva de la seguridad en el lugar de trabajo, donde la innovación y la mitigación de riesgos se entrelazan a la perfección.


Conclusión

Hemos destacado muchos de los riesgos laborales más comunes con los que se encuentran los empleados en todo el mundo. Desde el examen de las lesiones prevalentes en diversas partes del mundo hasta la profundización en las obligaciones del empresario y las vías de indemnización, todo ello ofrece una imagen vívida del panorama que configura la seguridad en el lugar de trabajo.

El papel de los empresarios y las empresas en el fomento de un entorno seguro para sus trabajadores es primordial. Las normativas de las distintas regiones sientan las bases para proteger a los empleados, obligando a los empleadores a tomar medidas proactivas y aplicar estrategias preventivas. La evolución de la tecnología en materia de seguridad en el lugar de trabajo permite que las soluciones inteligentes, como Bodytrak, se integren a la perfección, ofreciendo datos en tiempo real y capacitando tanto a los empleados como a las empresas para tomar decisiones informadas que minimicen los riesgos.

Por último, el mensaje general es el mismo: la seguridad en el lugar de trabajo es un esfuerzo de colaboración entre organizaciones, empleados y tecnología innovadora. Al tener una idea clara de la prevención, aprovechar el poder de la información basada en datos y fomentar una cultura de vigilancia, creamos un lugar de trabajo en el que se protege el bienestar de cada persona y florece la productividad.

Latest News