Gestión del estrés térmico en el lugar de trabajo: Una guía

Gestión del estrés térmico en el lugar de trabajo: Una guía

Según la Oficina de Estadísticas Laborales, la exposición al calor causa cada año más de 170.000 lesiones relacionadas con el trabajo y más de 2.000 muertes. Como las temperaturas siguen aumentando cada verano, se espera que estas cifras aumenten a menos que las organizaciones apliquen estrategias eficaces para seguir protegiendo a sus empleados. Aunque los riesgos suelen aumentar durante los meses de verano, determinadas industrias, como las fundiciones y las operaciones de fundición, la exploración minera y las panaderías, se enfrentan a problemas de estrés térmico durante todo el año.

Comprender el concepto de estrés térmico es crucial para gestionar la seguridad de los empleados durante los meses más cálidos y más allá. Esta completa guía pretende profundizar en los entresijos del estrés térmico y explorar soluciones prácticas para gestionarlo en el lugar de trabajo.

¿Qué es el estrés térmico en el lugar de trabajo?

Enfermedades relacionadas con el calor

Tendencias del estrés térmico en el lugar de trabajo

Factores del lugar de trabajo que contribuyen al estrés térmico

Gestión del estrés térmico en el lugar de trabajo

Calculadoras de estrés térmico

Índice de calor del NWS

¿Cómo ayuda la tecnología a combatir el estrés térmico en el lugar de trabajo?

Preguntas frecuentes (FAQ)

Conclusión


¿Qué es el estrés térmico en el lugar de trabajo?

Para que estemos sanos y funcionemos correctamente, el cuerpo humano se termorregula. Así es como el cuerpo mantiene la temperatura corporal central entre 36,5°C / 97,7°F y 37,5°C / 99,5°F. Cuando se expone a temperaturas más altas, el cuerpo almacena un exceso de calor. Esto dificulta la capacidad del cuerpo para regular eficazmente su temperatura interna eliminando el exceso de calor, lo que provoca estrés térmico.

En el lugar de trabajo, los riesgos de estrés térmico pueden aumentar significativamente, especialmente en las industrias en las que los empleados están expuestos regularmente a altas temperaturas y deben realizar tareas físicamente exigentes. Esto plantea muchos riesgos, ya que las capacidades físicas y mentales se ven comprometidas, lo que se traduce en una disminución de la productividad, un aumento de los errores e incidentes en el trabajo. Aunque el estrés térmico en el lugar de trabajo puede tener efectos perjudiciales para la salud y el bienestar de los empleados a corto y largo plazo, las implicaciones pueden extenderse más allá de las personas directamente implicadas en el incidente.


Enfermedades relacionadas con el calor

Cuando el cuerpo se sobrecalienta, pueden producirse enfermedades relacionadas con el calor de gravedad moderada o potencialmente mortales. Estas son algunas de las enfermedades comunes relacionadas con el calor que pueden sufrir los empleados en el lugar de trabajo si no se aplican las estrategias adecuadas.

Deshidratación: Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, las recomendaciones de ingesta diaria de líquidos pueden variar en función de la edad, el sexo, la raza o la etnia. Cuando nos exponemos a temperaturas elevadas el cuerpo suda, ya que la evaporación del sudor es el principal mecanismo del cuerpo para enfriarse. Cuando el cuerpo libera más líquido del que consume puede producirse una deshidratación que provoca sed extrema, irritabilidad, confusión, fatiga y sensación de mareo y aturdimiento.

Agotamiento por calor: Cuando suben las temperaturas, ésta suele ser una de las enfermedades más comunes relacionadas con el calor. Es el resultado de que la temperatura central del cuerpo supere el rango normal, lo que provoca síntomas como dolores de cabeza, mareos, náuseas y fatiga.

Sarpullido por calor: Comúnmente conocido como sarpullido por calor, a menudo puede ser un claro indicio de que un empleado sufre estrés por calor. Si un empleado permanece en el mismo ambiente caluroso, puede extenderse rápidamente a zonas más amplias del cuerpo o infectarse, lo que hace que resulte extremadamente incómodo y difícil concentrarse en las tareas que tiene entre manos.

Calambres por calor: Son espasmos musculares dolorosos dirigidos a los músculos que se utilizan para realizar el trabajo requerido. Aunque el empleado intente mantenerse hidratado, los calambres por calor suelen producirse debido a la cantidad de sales (electrolitos) que se pierden en el cuerpo por la sudoración.

Quemaduras solares: Cuando la piel se expone a la luz solar directa sin la protección adecuada, puede producirse una reacción inflamatoria a la radiación ultravioleta (UV) que daña la capa más externa de la piel. Es lo que conocemos como «quemadura solar«. La gravedad de las quemaduras puede variar en función de la persona, y algunas personas requieren hospitalización y sufren daños a largo plazo mucho después de que desaparezca la quemadura solar.

Síncope por calor: Se trata de una sensación de mareo y desmayo inducida por el calor como resultado de un flujo insuficiente de sangre al cerebro temporalmente mientras una persona está de pie. También puede desencadenarlo una actividad física intensa durante 2 horas o más antes del desmayo. Aunque puede ocurrirle a cualquiera, los empleados que no se han aclimatado al calor y/o a estar de pie continuamente pueden ser más susceptibles.

Golpe de calor: Es la enfermedad más grave relacionada con el calor. En términos médicos, el golpe de calor se define como una temperatura corporal central superior a 40 °C que provoca complicaciones en el sistema nervioso central tras la exposición a altas temperaturas. Los síntomas pueden incluir confusión, convulsiones, pérdida de conciencia y daños en los órganos. Es muy importante reconocer los signos a tiempo para poder intervenir, ya que los retrasos pueden ser fatales.


Tendencias del estrés térmico en el lugar de trabajo

En los últimos años, el estrés térmico se ha convertido en una preocupación importante para las organizaciones de numerosos sectores. Con la intensificación de los efectos del cambio climático, los episodios de calor extremo y el aumento de las temperaturas son cada vez más frecuentes e intensos. Esta tendencia ha provocado un aumento del riesgo de incidentes relacionados con el calor en el lugar de trabajo, lo que ha tenido consecuencias a largo plazo para la salud de los empleados y pérdidas de productividad para las organizaciones.

Una publicación de la Organización Internacional del Trabajo informa de que, para 2030, se prevé que cada año se pierda más del 2% del total de horas de trabajo en todo el mundo, como consecuencia de que hace demasiado calor para trabajar o de la necesidad de reducir la velocidad para combatir el riesgo de estrés térmico. En el sur de Asia y África occidental se prevé que la pérdida de productividad sea aún mayor, alcanzando el 5%. Con cifras tan contundentes, no es de extrañar que los empresarios estén abordando el estrés térmico en el lugar de trabajo y aplicando estrategias para proteger a sus empleados, al tiempo que maximizan la productividad.

Otra tendencia notable es la aplicación de programas integrales de gestión del estrés térmico. Estos programas han ido más allá de las medidas de seguridad básicas y se centran en medidas proactivas para prevenir los incidentes relacionados con el calor y, en casos graves, las muertes. Las organizaciones están llevando a cabo evaluaciones de riesgos para identificar las zonas propensas al estrés térmico, vigilando las temperaturas ambientales y las condiciones meteorológicas, e impartiendo formación y educación a los empleados para que reconozcan los primeros signos y síntomas de las enfermedades relacionadas con el calor.


Factores del lugar de trabajo que contribuyen al estrés térmico

Está claro que las organizaciones están avanzando en la dirección correcta y manteniendo conversaciones pertinentes para abordar los problemas del estrés térmico; sin embargo, también es importante comprender los factores que contribuyen a este problema en el lugar de trabajo. Muchos factores personales pueden exponer a las personas a un mayor riesgo, pero al identificar los riesgos ocultos, las organizaciones pueden asegurarse de tomar medidas proactivas para mitigarlos. A continuación se analizan las principales fuentes de estrés térmico.

  • Condiciones ambientales: El entorno en el que trabaja un empleado desempeña un papel crucial en el riesgo de estrés térmico. Las altas temperaturas, la humedad y la mala circulación del aire pueden crear un caldo de cultivo para las enfermedades relacionadas con el calor. Los trabajadores de exteriores, como los de la construcción o la agricultura, son especialmente vulnerables debido a la exposición directa a la luz solar y a la falta de sombra. Los ambientes interiores también pueden plantear riesgos, especialmente en fábricas, fundiciones o cocinas donde hay maquinaria y procesos que generan calor. Una ventilación inadecuada agrava el problema, ya que atrapa el calor y reduce la capacidad del cuerpo para enfriarse eficazmente.
  • Esfuerzo físico: La realización de tareas físicamente exigentes aumenta la producción de calor del cuerpo, lo que expone a los trabajadores a un mayor riesgo de estrés térmico. Los trabajos que implican levantar objetos pesados, permanecer de pie durante mucho tiempo o realizar movimientos repetitivos intensifican el calor metabólico generado por el cuerpo. Este calor añadido, unido a factores ambientales, puede provocar un aumento peligroso de la temperatura corporal central.
  • Equipos de protección individual (EPI): El uso de EPI como guantes, mascarillas o ropa protectora también puede atrapar el exceso de calor y humedad en el interior. Esto hace que al cuerpo le resulte mucho más difícil regular su temperatura. Aunque el EPI está diseñado para proteger a los trabajadores de las amenazas externas, también es importante que las organizaciones comprendan y aborden la carga que el EPI puede suponer para el cuerpo.
  • Horarios de descanso laboral / pausas de descanso: El horario y la duración de los periodos de trabajo y descanso son factores vitales a la hora de gestionar el estrés térmico. En las industrias que requieren operaciones continuas, los trabajadores pueden estar expuestos a altas temperaturas durante periodos prolongados. Unas pausas insuficientes o un tiempo de recuperación inadecuado entre turnos impiden a los empleados rehidratarse y refrescarse. Del mismo modo, los trabajadores del turno de noche pueden enfrentarse a retos adicionales, ya que están expuestos a altas temperaturas durante el día mientras intentan dormir, lo que compromete su importante descanso y recuperación.

Gestión del estrés térmico en el lugar de trabajo

Al menos 11 trabajadores resultan gravemente heridos o mueren por estrés térmico cada día en Estados Unidos. Esto es mucho más común de lo que la gente cree; sin embargo, las enfermedades relacionadas con el calor son completamente evitables si se aplican las estrategias adecuadas para gestionarlas en el lugar de trabajo. Entre ellas figuran la hidratación, las pausas de descanso y lo que se indica a continuación.

  • Controles técnicos: Algunas organizaciones están introduciendo una serie de controles técnicos para reducir los riesgos de estrés térmico. Entre ellos cabe citar la instalación de sistemas de refrigeración o la provisión de zonas con más sombra o protegidas de las fuentes de calor radiante (por ejemplo, hornos o maquinaria caliente), el uso de herramientas eléctricas para reducir el trabajo manual y el ajuste de los horarios de trabajo para minimizar la exposición al calor durante los periodos intensos a lo largo del día.
  • La formación: El conocimiento es poder. Comprender los signos de las enfermedades relacionadas con el calor puede ser fundamental cuando cada segundo cuenta. Las organizaciones que proporcionan a sus empleados la formación adecuada para identificar los signos y los métodos que ayudan a reducir la temperatura corporal central pueden prevenir incidentes y salvar vidas.
  • Aclimatación: Según el NIOSH, la aclimatación al calor es la mejora de la tolerancia del organismo al calor que se desarrolla gradualmente al aumentar la exposición al entorno o la duración de las tareas realizadas en esas condiciones. Las investigaciones han demostrado que el 80% de los casos notificados de enfermedades relacionadas con el calor se produjeron en los cuatro primeros días de trabajo. Es evidente que la aclimatación es extremadamente importante. Una guía para comprender la aclimatación al calor dentro de su organización será de gran valor.

Calculadoras de estrés térmico

Junto con las estrategias de gestión del estrés térmico, varias organizaciones utilizan también calculadoras de estrés térmico. Las calculadoras de estrés térmico son herramientas diseñadas para evaluar y cuantificar el nivel de estrés térmico en un entorno de trabajo específico.

Estas calculadoras utilizan una combinación de factores (ejemplos a continuación) que ayudan a determinar el índice de estrés térmico o la carga térmica de los trabajadores;

  • Temperatura
  • Humedad
  • Velocidad del aire
  • Calor radiante.

Sin embargo, es importante reconocer que existen limitaciones que pueden afectar a su fiabilidad. Las calculadoras de estrés térmico no tienen en cuenta las respuestas individuales y las variaciones en la tolerancia al calor ni el impacto de los EPI. También suelen pasar por alto otros factores (enumerados a continuación) que pueden influir en los niveles de estrés térmico:

  • Trabajo intermitente
  • Respuestas fisiológicas
  • Cambios dinámicos en el entorno de trabajo

Índice de calor del NWS

Algunas organizaciones consideran que conocer el Índice de Calor del Servicio Meteorológico Nacional (NWS) puede ser beneficioso como herramienta adicional para complementar las evaluaciones de estrés térmico.

El índice de calor del NWS, también conocido como «temperatura aparente», proporciona una guía de referencia rápida para determinar el calor que hace en el exterior en función de la temperatura actual del aire y la humedad relativa.

La tabla muestra varios valores del índice de calor, que indican el nivel de incomodidad y el riesgo potencial de enfermedades relacionadas con el calor. Mediante el uso de la tabla del índice de calor del NWS, las personas pueden evaluar los peligros potenciales de la exposición al calor y tomar las precauciones adecuadas, como buscar la sombra, mantenerse hidratado y evitar actividades extenuantes durante los momentos de altos valores del índice de calor.

Es importante recordar que la tabla proporciona directrices generales. Al igual que la calculadora de estrés térmico, la tabla del índice de calor del NWS no tiene en cuenta factores como la sensibilidad individual al calor.


¿Cómo ayuda la tecnología a combatir el estrés térmico en el lugar de trabajo?

La evolución de la tecnología vestible está transformando la forma en que las organizaciones abordan el estrés térmico, con soluciones de seguridad inteligentes como Bodytrak a la cabeza como enfoque fiable e innovador.

Los sensores avanzados y las capacidades de monitorización en tiempo real garantizan que Bodytrak pueda proporcionar información crítica sobre las respuestas fisiológicas de una persona al entorno de trabajo, como el aumento de la temperatura, y activar alertas cuando se han superado los umbrales. Tanto el usuario (mediante avisos sonoros) como los supervisores (a través del panel de control, SMS y correo electrónico) reciben las alertas, lo que permite intervenir o prestar apoyo cuando es necesario.

La capacidad de Bodytrak para medir la temperatura corporal, la frecuencia cardiaca y el índice de esfuerzo fisiológico (PSI) ofrece una comprensión exhaustiva de la respuesta de un individuo al aumento de las temperaturas. Mientras que otras herramientas no tienen en cuenta factores como la sensibilidad térmica de un individuo y los patrones de trabajo intermitentes, Bodytrak proporciona una solución que monitoriza a cada trabajador y su respuesta individual a los factores estresantes internos y externos del lugar de trabajo.

A diferencia de los métodos de monitorización tradicionales, Bodytrak proporciona datos precisos y fiables, lo que lo convierte en una solución más eficaz para gestionar el estrés térmico. A través de sensores en el oído, mide directamente la temperatura corporal central, que es un indicador más preciso del estrés térmico que las mediciones o estimaciones externas de la temperatura de la piel, debido a su proximidad al hipotálamo (centro de control de la temperatura corporal central).

El diseño wearable del dispositivo Bodytrak proporciona comodidad y confort a los usuarios, permitiéndoles realizar sus tareas sin interferencias. El dispositivo no es invasivo y es fácil de usar, lo que garantiza una interrupción mínima de las operaciones diarias al tiempo que proporciona una monitorización fisiológica continua. Además de proporcionar una monitorización precisa, Bodytrak puede beneficiar a las organizaciones, ya que es un dispositivo versátil y multifuncional. Además de prevenir las enfermedades relacionadas con el calor, Bodytrak también puede controlar la fatiga y la exposición al ruido, eliminando la necesidad de múltiples soluciones de seguridad dispares. La implantación de una tecnología como Bodytrak, que proporciona múltiples respuestas fisiológicas y mediciones de seguridad, es extremadamente beneficiosa. Las organizaciones pueden simplificar el proceso de control, reduciendo la necesidad de que los empleados lleven varios dispositivos y agilizando la recopilación de datos. Además, proporciona una visión completa en un formato fácil de digerir, lo que permite tomar decisiones basadas en datos mejor informados, aplicar intervenciones específicas y garantizar el bienestar y la seguridad de sus trabajadores.

Dispositivo Bodytrak

Dispositivo multifunción versátil que previene el estrés térmico y proporciona geolocalización, geocercas y alarma SOS activada por el usuario. El CommPack es ligero y ocupa menos espacio que un smartphone estándar.

Preguntas frecuentes (FAQ)

¿Cómo gestionar el estrés térmico en el lugar de trabajo?

Las organizaciones pueden gestionar el estrés térmico en el lugar de trabajo aplicando estrategias clave como la ventilación, el acceso a agua potable fresca, la programación de pausas de descanso frecuentes, la promoción de equipos de protección individual (EPI) adecuados para el calor, la formación sobre el estrés térmico y la supervisión del entorno de trabajo.

La tecnología portátil como Bodytrak puede mejorar aún más la gestión del estrés térmico al proporcionar datos precisos y en tiempo real de la respuesta fisiológica de cada persona a factores de estrés en el lugar de trabajo como el aumento de las temperaturas. Estos datos permiten un seguimiento individualizado y la activación de alertas al usuario y al supervisor para prevenir incidentes y proporcionar asistencia urgente cuando sea necesario.

Al aprovechar el poder de la tecnología portátil como Bodytrak, los empleadores pueden tomar decisiones basadas en datos y crear de forma proactiva un entorno de trabajo más seguro y saludable que se adapte a las necesidades individuales de sus empleados, revolucionando la forma en que se gestiona el estrés térmico en el lugar de trabajo.

¿Qué debe hacer en caso de que un compañero de trabajo sufra un golpe de calor?

Cuando se trata de enfermedades relacionadas con el calor, cada segundo cuenta. Si un compañero sufre un golpe de calor, es importante actuar de inmediato. Trasládele a una zona más fresca, si está consciente y puede tragar, proporciónele líquidos para rehidratarse, aflójele o quítele el exceso de ropa, especialmente el EPI, y utilice un ventilador o toallas húmedas para ayudarle a refrescarse si no puede acceder a un espacio con aire acondicionado.

Es imperativo buscar asistencia médica y seguir vigilando de cerca el estado hasta que llegue el apoyo médico profesional.

¿Qué son los controles administrativos del estrés térmico?

Los controles administrativos del estrés térmico implican la aplicación de políticas y procedimientos organizativos para gestionar los riesgos relacionados con el calor. Estos controles pueden incluir el ajuste de los horarios de trabajo para evitar las horas punta de calor, la realización de pausas de descanso periódicas en zonas con sombra o aire acondicionado, la formación de los empleados sobre el estrés térmico y la aplicación de programas de aclimatación para los trabajadores nuevos o que se reincorporan. Estas medidas pretenden minimizar la exposición al calor y promover un entorno de trabajo más seguro durante los periodos de altas temperaturas.


Conclusión

Las organizaciones de todo el mundo son responsables de gestionar el estrés térmico y de garantizar que se toman las medidas necesarias para proteger a sus empleados. Las enfermedades relacionadas con el calor pueden tener graves consecuencias, desde la deshidratación y el agotamiento por calor hasta afecciones potencialmente mortales como el golpe de calor.

Comprender los factores que contribuyen a esta situación puede ayudar a las organizaciones a formular una estrategia eficaz. Tecnologías como Bodytrak pueden ayudar a controlar y gestionar el estrés térmico proporcionando datos en tiempo real sobre las respuestas fisiológicas de las personas a los factores de estrés en el lugar de trabajo. También se dispone de información para ayudar a evaluar los controles administrativos y de ingeniería y la eficacia junto con otros EPI.

Mediante la aplicación de estrategias holísticas complementadas con tecnología vestible, las organizaciones pueden proteger proactivamente a sus empleados de las enfermedades relacionadas con el calor, minimizar las pérdidas de productividad y crear una cultura de seguridad en el lugar de trabajo.

Latest News