Guía sobre llamadas de control: La seguridad del trabajador en solitario

Guía sobre llamadas de control: La seguridad del trabajador en solitario

Las «llamadas de control» o «llamadas de registro» pueden tener distintos significados según el contexto en el que se utilicen. En el ámbito de la salud y la seguridad en el trabajo, pueden suponer un salvavidas para muchos trabajadores de todo el mundo, especialmente los que trabajan solos. Según la Encuesta Británica sobre Delincuencia, cada día son agredidos física o verbalmente 150 trabajadores en solitario y, desgraciadamente, es probable que esta cifra esté infra declarada. Sólo alrededor de un tercio (36%) de los trabajadores en solitario hablan con su empresa cuando se sienten inseguros en el trabajo. Sin embargo, la mayoría de las empresas no son conscientes de ello, ya que casi todas (92%) creen que sus trabajadores autónomos hablan con ellos regularmente sobre cualquier incidente o preocupación. Con cifras tan alarmantes sólo en el Reino Unido, exploramos el impacto de las llamadas de control y cómo pueden maximizar la seguridad y la productividad en el lugar de trabajo para proteger a todos los trabajadores, especialmente a los que trabajan solos.

¿Qué son las llamadas de control?

Las llamadas de control se utilizan sobre todo para ayudar a determinar el bienestar de las personas que trabajan solas, fuera del horario laboral o a distancia. Suelen formar parte de protocolos de comunicación rutinarios para ayudar a supervisores y directivos a controlar la seguridad de su equipo. Estas llamadas suelen consistir en que un trabajador se pone en contacto con un miembro designado del equipo, ya sea un supervisor o un compañero asignado, en horarios predeterminados para confirmar que se encuentra bien y actuar como alarma si se siente inseguro o en peligro. Alternativamente, los supervisores y directivos pueden llamar a los empleados a horas concretas para asegurarse de que no corren ningún riesgo. Al establecer un medio de comunicación bidireccional regular a través de estos puntos de control, las empresas pueden intervenir rápidamente en cualquier emergencia o incidente que pueda surgir. Esto mejora la seguridad general de los trabajadores en solitario en entornos difíciles y peligrosos.

¿Por qué son importantes las llamadas de control?

Las llamadas de control actúan como una red de seguridad vital para los trabajadores en solitario, que a menudo están expuestos a un conjunto único de peligros y corren un riesgo mucho mayor de sufrir lesiones. Hay muchas estadísticas que ponen de relieve la urgencia de implantar esta medida en el proceso de seguridad. Casi uno de cada cinco profesionales (19%) que trabajan solos declaran haber sufrido un accidente y haber tenido dificultades para conseguir ayuda, mientras que casi la mitad (44%) afirma sentirse inseguro en el trabajo. Esta vulnerabilidad se ve agravada por la escasa notificación de incidentes. Las encuestas indican que sólo un tercio de los trabajadores aislados expresan sus preocupaciones en materia de seguridad a su empresa, mientras que sólo el 45% de los trabajadores aislados piensan que estas preocupaciones se han abordado en bastante o gran medida. Esto pone de manifiesto una posible laguna alarmante en la concienciación de los empresarios y las empresas.

Las llamadas de control periódicas salvan esta brecha de comunicación y empoderan a los trabajadores en solitario. Al establecer una línea directa con supervisores y compañeros, los trabajadores disponen de un medio inmediato para expresar sus preocupaciones y recibir asistencia rápida en caso de emergencia. Esto proporciona tranquilidad tanto a los empleados como a las empresas, ya que fomenta una sensación de seguridad al tiempo que favorece una cultura más abierta en torno a la seguridad en el lugar de trabajo. Al establecer un sistema estructurado de llamadas de control, las empresas pueden responder rápidamente a cualquier incidente, mitigando los riesgos potenciales y salvaguardando el bienestar de los trabajadores en solitario.

¿Qué ventajas tienen las llamadas de control?

La realización de llamadas de control ofrece multitud de ventajas tanto a las empresas como a los empleados. Estos controles rutinarios establecen una línea de vida constante entre el trabajador en solitario y su red de apoyo, ofreciendo tranquilidad y asistencia rápida en situaciones de alto riesgo. Sin embargo, el papel fundamental que desempeñan va más allá de la seguridad del trabajador en solitario. Las llamadas de control pueden contribuir significativamente a mejorar la moral y la comunicación en el lugar de trabajo.

Las llamadas de control son una medida proactiva y preventiva de los incidentes en el lugar de trabajo. Un sistema de check-in bien desarrollado para los trabajadores en solitario puede ayudar a reducir el número de accidentes. La reducción de los riesgos se traduce no solo en un entorno de trabajo más seguro, sino también en un ahorro potencial para las empresas gracias a la reducción de los costes relacionados directa e indirectamente con los incidentes, las primas de seguros y las horas de trabajo perdidas.

Además, las llamadas de control fomentan un sentimiento de conexión y pertenencia entre los empleados, especialmente entre los que a menudo trabajan a distancia o aislados. Durante años se han establecido fuertes vínculos entre la mala comunicación y la baja moral en una amplia gama de sectores. Por el contrario, un estudio publicado por McKinsey & Company reveló que la productividad de los empleados aumenta entre un 20 y un 25% en las empresas en las que los empleados se sienten conectados. Estas cifras demuestran el impacto positivo de la comunicación moral, que se traduce en un aumento de la productividad y un mayor compromiso de los trabajadores.


Dificultades habituales de las llamadas de control

Aunque la realización de llamadas de control tiene muchas ventajas, es importante reconocer y abordar los posibles problemas. Un motivo de preocupación habitual es la posibilidad de que se pierdan o se retrasen las respuestas como consecuencia de una mala conectividad u otros problemas técnicos, lo que puede poner en peligro la rápida respuesta necesaria en caso de emergencia. Además, puede haber casos en los que los trabajadores en solitario o los supervisores se olviden de hacer su registro programado o no cumplan con la frecuencia predeterminada, dejando al trabajador en solitario sin apoyo en situaciones vulnerables. Por otra parte, en entornos de alta presión o peligrosos, los trabajadores en solitario pueden tener dudas a la hora de informar con precisión sobre su estado o pueden subestimar la gravedad de una situación, lo que conduce a una falsa sensación de seguridad para aquellos que supervisan su seguridad. Estos retos subrayan la importancia de implantar sistemas y procedimientos sólidos que garanticen la eficacia de las llamadas de control para salvaguardar el bienestar de los trabajadores en solitario.

¿Cómo funcionan las llamadas de control?

Para establecer un sistema de control de llamadas, las empresas deben llevar a cabo una evaluación de riesgos exhaustiva. Esta evaluación identifica las funciones y responsabilidades dentro de la organización que pueden considerarse trabajo en solitario. Entre los factores que se tienen en cuenta figuran las horas de trabajo, las ubicaciones físicas y los riesgos y peligros potenciales asociados al trabajo. Una vez identificadas las funciones para el trabajo en solitario, debe crearse un plan de comunicación. Este plan describe la frecuencia de los controles, el método de comunicación preferido (como llamadas telefónicas, SMS, aplicaciones o herramientas específicas) y quién iniciará el contacto (trabajador en solitario o supervisor).

El plan de comunicación debe documentarse claramente y comunicarse a todos los trabajadores en solitario. Debe describir los procedimientos específicos que deben seguirse durante una llamada de control. También debe incluir detalles como la información que debe intercambiarse (confirmación de bienestar, actualizaciones de ubicación), lo que constituye una llamada de control no respondida y el protocolo de escalada si no se puede localizar a un trabajador solitario.

La evolución de la tecnología ha supuesto una transformación significativa en la agilización de los procesos de llamadas de control. Normalmente, los trabajadores en solitario debían realizar llamadas telefónicas o enviar mensajes a intervalos predeterminados para indicar que se encontraban bien. Si no se respondía una llamada de control, el personal tenía que investigar. Si bien esto se basaba en un principio sencillo, los dispositivos de seguridad para trabajadores en solitario disponen ahora de funciones de comprobación integradas que pueden automatizar el proceso. Por ejemplo, una solución completa como Bodytrak® ofrece funciones como la detección de caídas, la alerta SOS y la geolocalización. En caso de que un trabajador en solitario quede incapacitado y no pueda realizar el registro, el sistema avisa inmediatamente a los supervisores a través del panel de control, correo electrónico, SMS y WhatsApp con la ubicación del usuario para que se pueda enviar ayuda rápidamente. Soluciones como ésta tranquilizan tanto a los trabajadores en solitario como a las empresas, al tiempo que abordan una amplia gama de riesgos.

Aunque existen diferentes métodos para las llamadas de control, es importante que las líneas de comunicación sean claras y que se proporcione una formación eficaz en toda la organización. Debe impartirse formación actualizada y periódica a los trabajadores aislados, a los supervisores y, en su caso, a los compañeros designados. Esta formación debe abarcar el plan de comunicación, el proceso de control y la forma de utilizar los dispositivos que se utilicen.


Buenas prácticas para las llamadas de control

Las llamadas de control deben ser adaptables y tener la capacidad de evolucionar junto con las necesidades de la empresa y los cambios del entorno. Para ello es necesario revisar periódicamente la eficacia del proceso e incorporar los comentarios de los trabajadores en solitario y los supervisores que lo utilizan con frecuencia. Mantenerse al día de los requisitos normativos y de la tecnología emergente ofrecerá nuevas oportunidades para agilizar la comunicación y mejorar las funciones de seguridad. Al adoptar mejoras continuas, las empresas pueden garantizar que sus procesos de control de llamadas siguen siendo sólidos y fiables en un lugar de trabajo dinámico y diverso.

La creación de procesos eficaces de control de llamadas va más allá de la simple confirmación de la presencia de un trabajador. Pueden ser una oportunidad para generar confianza y responsabilidad. Al establecer un calendario coherente para las llamadas de control, a intervalos regulares a lo largo del turno, los supervisores pueden utilizar estos puntos para obtener información sobre el bienestar del empleado, la carga de trabajo y cualquier posible problema de seguridad. Esta comunicación bidireccional crea una sensación de apoyo y anima a los trabajadores aislados a informar proactivamente de los problemas antes de que se agraven. El contacto regular con los equipos también demuestra el compromiso de la empresa con la seguridad en el lugar de trabajo, lo que se traduce en un aumento de la productividad, la moral y la lealtad de los empleados.


Comprobar la tecnología de llamada

A finales de 2021, se estimaba que las soluciones de seguridad para trabajadores en solitario contaban con 1,3 millones de usuarios en Europa y Norteamérica. El valor de mercado de las soluciones de seguridad para trabajadores en solitario en Europa y Norteamérica alcanzó ese año los 108,5 millones de dólares y los 70,5 millones de dólares, respectivamente. En Europa, se prevé que el valor del mercado crezca hasta los 146,4 millones de dólares en 2026 y, en Norteamérica, hasta los 103,5 millones de dólares en 2026. El mercado está creciendo con el aumento de los trabajadores en solitario, lo que permite métodos más innovadores y fiables para las llamadas de control, que suelen ser una característica destacada de estas soluciones. Tradicionalmente, las llamadas de control se basaban en procesos manuales, en los que los trabajadores en solitario iniciaban el contacto en intervalos programados. Este método, aunque funcional, tenía limitaciones, como ya se ha comentado.

Los modernos dispositivos de seguridad para trabajadores en solitario ofrecen ahora una función de registro integrada que automatiza cómodamente el proceso y mejora las características de seguridad. Estos dispositivos pueden activar registros automáticos a intervalos predefinidos, eliminando la necesidad de que los trabajadores activen manualmente la llamada. Bodytrak también emite alertas sonoras a distintos intervalos de tiempo para recordar a los trabajadores que deben registrarse a través del paquete de comunicaciones.

Pensemos en un ingeniero que trabaja solo y que ha sido llamado para realizar tareas de mantenimiento en maquinaria pesada y que está agotado y/o trabajando a temperaturas de 40 °C/104 °F. Con una solución como Bodytrak, el trabajador en solitario recibirá alertas sonoras si experimenta fatiga o su temperatura corporal central (CBT) supera el umbral preestablecido, para que sepa que corre el riesgo de sufrir lesiones graves y se le pida que tome las precauciones necesarias de inmediato. Simultáneamente, el centro de control también recibirá una alerta a través del cuadro de mandos (y SMS y correo electrónico, si están configurados) para avisarle de que uno de sus empleados requiere asistencia, junto con su ubicación. Si un empleado transporta mercancías valiosas y vulnerables a robos (por ejemplo, camioneros con riesgo de secuestro), el usuario puede activar una alarma SOS a través del dispositivo para que se envíe ayuda rápidamente utilizando su geolocalización como información vital.

De este modo se elimina el riesgo de error humano mediante la aplicación de recordatorios automatizados, al tiempo que se incorporan otras funciones que ayudan a mitigar los elevados riesgos del trabajo en solitario. En caso de incidentes como el del ejemplo, o cuando un trabajador solitario es incapaz de completar un registro manual, hay otras alertas del sistema a los supervisores que indican la necesidad de asistencia inmediata. Esto no sólo acelera el tiempo de respuesta, sino que proporciona a los supervisores la ubicación del trabajador, lo que les permite saber exactamente dónde se encuentra y enviar asistencia rápidamente.

Una solución integral que ofrezca monitorización fisiológica, así como recordatorios sonoros para registrarse y alarmas activadas por el usuario, ofrece tranquilidad tanto a los trabajadores en solitario como a las empresas. Los trabajadores en solitario se benefician de una red de seguridad fiable proporcionada por las soluciones, mientras que las empresas tienen la oportunidad de aumentar su concienciación y abrir la comunicación para mantener a salvo a los trabajadores.


Conclusión

El aumento del número de trabajadores aislados exige un enfoque proactivo de la seguridad. Implantar un sistema de llamadas de control bien diseñado, apoyado por tecnología avanzada, ya no debería ser una opción, sino una medida crítica para todas las empresas. La tecnología moderna ofrece una gran cantidad de soluciones sofisticadas que sustituyen los controles manuales por procesos automatizados y funciones de seguridad integradas. Estas soluciones proporcionan tranquilidad tanto a los trabajadores en solitario como a las empresas. Por último, un programa de llamadas de control sólido y eficaz va más allá de confirmar la presencia de un trabajador. Las llamadas de control ofrecen la oportunidad de aumentar la confianza y la responsabilidad a través de una comunicación bidireccional periódica. Este diálogo abierto permite a los trabajadores aislados informar proactivamente de sus preocupaciones y garantiza que los supervisores estén informados sobre el bienestar y los posibles riesgos para la seguridad. Al dar prioridad a la seguridad de los trabajadores aislados, las empresas pueden aprovechar los beneficios de una mayor productividad, una mejora de la moral y un equipo leal.

Latest News